La Página de DriverOp

Asimetría entre fe y ateísmo

Leído en el foro MSN "Debate sobre la existencia de Dios". Escrito por Luis Mundaca el .

  Es un lugar común escuchar, como tantas veces lo hemos hecho, al creyente, en la mitad de un debate, pronunciar la manida frase de “demuéstrame tú que dios no existe”. Como también hemos podido ver, hay muchos que se afanan (nos afanamos) en mostrar que tal pretensión (la de que el ateo demuestre que dios no existe) es falsa. Una malinterpretación de las reglas de la lógica aplicadas al conocimiento.

  En el conocimiento debemos partir de que no conocemos la cosa en cuestión. La filosofía nace del asombro (y, con ella, la ciencia). El preguntarse de las cosas que se desconocen. Nos asombramos y preguntamos porque no sabemos acerca de aquello que nos sorprende.

  La pregunta por dios está en esta misma línea. Aunque es un pregunta que la filosofía pretende que sea “de ultimidades” y, la ciencia, una hipótesis (hipótesis por cierto demasiado general como para tener suficiente fuerza explicativa).

  Igualmente, se suele argumentar que el ateo está en la misma línea que el creyente, puesto que ambos tienen fé en algo, el creyente tiene fé en la existencia de dios, mientras que el ateo tiene “fé” en la no existencia de dios. Esto, desgraciadamente, también es sostenido por muchos ateos. Pero esta concepción del ateísmo es falsa. No existe simetría entre la fé y el ateísmo.

Conversación con un creyente.

- Existe dios?

- Sí.

- Entonces, demuéstralo. Da alguna prueba (por lo menos una prueba lógica -que sería una prueba débil) de la existencia de dios.

- Porqué debo dar YO la prueba?

- Porque afirmas la existencia de algo desconocido. Al igual que las preguntas filosóficas y científicas, el conocimiento no se basa en la creación de una hipótesis para luego dejarla a su suerte y que sean otros los que la falseen. Si afirmas la existencia de algo desconocido, debes poder decir cuál sería la forma idónea para corroborar tu hipótesis. (y, como ya se ha comentado, no simplemente usar argumentos ad-hoc cuando la hipótesis no sea contrastable). Si existe algo X, este X no es verdadero por el hecho de que nadie haya podido demostrar que no-X. Es verdadero en tanto que alguien ha dado una corroboración de X.

- No debería ser el que niega la existencia de dios el que, también, tiene que demostrar su afirmación (negativa)?

- No. En tal caso, tu misma creencia en dios se vería perjudicada. Si yo, en este mismo momento dijese: dios es un monstruo que nos engaña a diario y que nos creó a partir de una cagarruta y somos, por ende, cagarrutas parlantes generadas por un mostruo, tendrías tú que demostrarme que no somos, de alguna forma, cagarrutas parlantes. Y yo, como buen, creyente, cuando tú me dieses pruebas (empíricas) de que no lo somos, siempre podría crear un argumento ad-hoc (como en el caso expuesto en la existencia del dragón en mi garage) como, por ejemplo, la caca de la que estamos creados es una caca incolora, inodora, etc.

Por todo ello, si fuesen los que niegan la existencia de algo los que tienen que demostrar que ese algo no existe, no existiría el conocimiento, la ciencia, o, ni tan siquiera, la religión.

- Porqué no?

- Porque para hacer afirmaciones (como la que tú haces sobre la existencia de dios) tendrías que demostrar, antes que nada y por principio, que todas sus negaciones (las negaciones de la existencia de dios) son verdaderas.

- Por ejemplo?

- Pues tendrías que demostrar que la negación “dios no es un coche” es verdadera, que la negación “dios no es un pájaro” es verdadera, etc. etc. y esto es una tarea infinita.

- No hay ocasiones en las que los que niegan la existencia de algo son los que deben demostrar que ese algo (X) no existe?

- Sí, en algunas ocasiones.

- Por ejemplo?

- Por ejemplo cuando una hipótesis ha sido corroborada MÁS ALLÁ DE TODA DUDA RAZONABLE, como, por ejemplo, la “hipótesis” de la gravedad. Esta hipótesis ha sido corroborada más allá de toda duda razonable, lo que significa que, después de todo los intentos por falsarla, no se ha podido falsar, ni, tampoco, se conoce ninguna forma de crear un experimento en el que no exista gravedad, además, ha sido puesta a prueba en el mundo y la afirmación se corresponde a fenómenos en el mundo. Por lo tanto, si alguien negase la existencia de la fuerza de Gravedad, debería ser él el que tendría que demostrar que su afirmación “X (gravedad) no existe” es verdadera. Dada que todas las circunstancias y experimentos corroboran su existencia.

- No será acaso que el ateo tiene fé en que dios no existe, al igual que yo tengo fé en que dios existe? Porque si fuese así, pues él tendría que demostrar que su afirmación existencial, “dios no existe” es verdadera.

- No, no existe simetría entre el ateísmo y la fé. El ateísmo niega la existencia de dios en base a pruebas que corroboran tales afirmaciones (y que NO son “pruebas subjetivas”). Digo “corroboran” porque el ateísmo no es concluyente de ninguna forma (como no lo es ninguna doctrina metafísica). El ateísmo, por su misma condición de duda racional, siempre está abierto a cualquier posibilidad existencial siempre y cuando se demuestre (primera asimetría entre fé y ateísmo).

- Bueno, bueno, qué pruebas corroboran las afirmaciones ateístas?

- Primero: la posibilidad de explicar el universo sin usar la hipótesis de la existencia de dios. Esto es, la hipótesis de dios no es necesaria, mientras que los creyentes siempre dicen que dios es el ser necesario (aunque esto a un nivel ontológico, segunda asimetría). Segundo: el poder explicativo de las teorías sin necesidad de contar con la hipótesis de dios: mientras que el creyente dice que dios actúa sobre el universo, la ciencia nos muestra que existen demasiadas parcelas de la realidad en las que no actúan fuerzas externas al sistema mismo (aunque un creyente siempre puede argumentar de forma ad hoc que la forma en la que dios actúa sobre el universo es indetectable; tercera asimetría: el ateo no usa, por lo general, hipótesis ad hoc para explicar sus argumentaciones). El ateísmo niega todas las manifestaciones de dios (aparición en sueños, milagros divinos, transubstanciación, etc.) y, con ello, implícitamente afirma que si una de estas manifestaciones se da en el mundo (y es corroborable CIENTÍFICAMENTE, no meramente de forma subjetiva) el ateísmo estaría equivocado y el teísmo estaría en lo correcto. Esto es: el ateísmo dice BAJO QUÉ CONDICIONES ESTARÍA DISPUESTO A ACEPTAR LA EXISTENCIA DE DIOS. Mientras que el teísmo nunca especifica BAJO QUE CONDICIONES ESTARÍA DUSPUESTO A ACEPTAR QUE DIOS NO EXISTE (cuarta asimetría y la más importante) (esto se debe al ejemplo, de nuevo del dragón en el garage: el teísmo siempre rebate las objeciones con argumentos ad hoc).

Saludos.

Agradezco a Luis Mundaca la gentileza de permitirme reproducir este texto.

Por Luis Mundaca,