La Página de DriverOp

Elegía del Ateísmo.

Por Moredan.

Oferta especial: El primer creyente que coja alguna frase de esta aportación y la cite sacándola de contexto para atacarme se llevará un chupete de regalo.

Elegía del ateísmo.

Lectura no recomendada para creyentes.

¿Porqué soy ateo? / Me preguntas mientras clavas / en mi mirada tu mirada azul... y siempre respondo lo mismo, porque no hay nada que requiera los dioses como explicación... pero hoy estoy un poco cansado de esa explicación tan lógica, tan clara, pero tan fría. Cansado de parsimonia y moderación. Cansado de esconder mis sentimientos para no molestar a nadie. Permítanme ser, por una vez, menos exacto y más emotivo.

Soy ateo porque no permito que nadie me diga para qué existo, porque la misma dignidad humana exige que los seres humanos seamos fines en sí mismos, capaces y libres de elegir su propósito. Porque el ateísmo no sólo me ofrece esa oportunidad, sino que le añade la posibilidad de decidir, cada uno de nosotros, el propósito del Universo entero. ¿Que porqué soy ateo? Soy ateo porque eso me hace un dios.

Me preguntan por la muerte... no, no me gusta la muerte, no me gusta morir ni que después no haya nada esperándome. Pero no voy a creer en algo porque sea bonito, no tomaré esa droga alucinógena llamada fe para tranquilizarme, porque sé que esa droga nos dopa y atonta en la lucha contra la muerte, la lucha más sagrada del humanidad, una guerra noble y dura, con millones de bajas, cuyas batallas se llevan a cabo en centros de investigación médica y genética, laboratorios de cibernética, hospitales y universidades... una guerra contra la muerte, que la humanidad acabará venciendo en nombre de la vida. ¿Que porqué soy ateo? Soy ateo porque amo la vida.

Soy ateo porque he leído el Génesis. Ese libro maravilloso que cuenta, entre lo que dice, lo que calla y lo que sugiere, que si hubiera un Dios nos mentiría, nos diría que nos ha hecho a su imagen y semejanza pero jamás nos daría la posibilidad de conocer y decidir entre el Bien y el Mal. Esa posibilidad sólo nos la podría ofrecer un ser anti-divino: ‘Comed y seréis como Dioses’, y decía la verdad. Como de la fruta prohibida del ateísmo, me hago capaz no sólo de reconocer sino incluso de decidir qué es el Bien y el Mal, de ser dioses nosotros mismos, cada uno de nosotros. ¿Que porqué soy ateo? Soy ateo porque he leído la Biblia.

Y ¡qué terrible sería que hubiera un Dios! Un ser creador, que nos ha creado en medio del dolor, en un mundo lleno de dolor que sólo nuestra ciencia está haciendo soportable, y nos ha dejado allí abandonados... si hubiera un Dios ¿qué otra salida me quedaría que luchar contra Él, en nombre de los muertos, los humillados, los esclavos que su mundo permitía sin necesidad alguna (¿qué necesidad puede tener un todopoderoso?) ? ¿Qué otra salida que declararme su enemigo, contra toda esperanza, contra todo cálculo, simplemente en nombre de la más elemental de las dignidades? ¿Qué porqué soy ateo? Soy ateo porque intento ser digno.

Aquí estamos, aquí estuvimos desde el comienzo de los tiempos, aquí estaremos. Los que no creemos, y nuestros hermanos los que dudan, defendiendo con ellos el derecho a negar y a dudar, luchando por salir de la oscuridad del mito y de la superstición, del yugo de la mentira... “la verdad os hará libres” dijo Juan ...sí, y la mentira, creyentes. El enemigo es aún abundante, tiene más dinero y menos escrúpulos, para defender sus mentiras... pero ya les hemos vencido, una y otra vez, en siglos en los que nuestras cartas apenas se limitaban a la Verdad y poco más. Llevamos siglos derrotándoles: Humanismo (aún teísta), ilustración, librepensamiento, socialismo, altermundismo... y cada vez condenan, se desgañitan, rojos de ira y llenos de odio... y cada vez cambiamos el mundo, cada vez les vencemos. ¡Escuchadlos como empiezan a reconocer su derrota! “La crisis de lo valores morales en la sociedad moderna” ¡Ha! ¡Vuestros valores, los de la opresión, la mentira y la hipocresía, ésos sí están en crisis...! Los nuestros están en alza, el valor de la vida humana del humanismo, el amor al saber ilustrado, la libertad de los liberales, la solidaridad socialista, la búsqueda de un mundo más justo. El sonido de la historia ensordece... sufriremos derrotas y retrocesos, este no es un proceso de años sino de siglos. Pero el futuro se ve cada vez más claro, y no hay sitio para viejos dioses sino para hombres nuevos.

¿Qué porqué soy ateo? Soy ateo porque creo en el futuro.

Por Moredan Kantose,