La Página de DriverOp

La Salvación

La salvación según la religión cristiana, basada en la Biblia, es un verdadero misterio. Trataré de desenrredar esta maraña de contradicciones en busca de la respuesta final en cuanto al tema de la salvación. Y este tema debería ser muy importante pues se supone que para obtener la "vida eterna" hay que alcanzar primero la "salvación", siendo la Biblia el manual de instrucciones para lograrla es lógico que uno deba zambullierse en ella para ver qué nos dice la "palabra de Dios" acerca de cómo obtenemos salvación.

En Juan 4:22 se nos dice "Ustedes adoran lo que no conocen; nosotros adoramos lo que conocemos, porque la salvación viene de los judíos", comenzamos a tener una punta del ovillo. Si nos vamos a Romanos 9:4: "Ellos son israelitas: a ellos pertenece la adopción filial, la gloria, las alianzas, la legislación, el culto y las promesas" parece que estamos en el buen camino. Si nos remitimos entonces al AT, o sea, la tradición judía, podemos observar que en unos versículos se habla de que la salvación es gracias a la llegada del Mesías pero unicamente para los israelitas pues este y solo este es su pueblo escogido. Muchos versículos son más que elocuentes en este punto, por ejemplo Deuteronomio 33:29: "Bienaventurado tú, oh Israel, ¿Quién como tú, Pueblo salvo por Jehová, Escudo de tu socorro, Y espada de tu excelencia? Así que tus enemigos serán humillados, Y tú hollarás sobre sus alturas", los Salmos son en su mayoría alavanzas constante a la suerte de Israel de tener a Jehová solo para ellos, nada más que para ellos y de cómo este Dios guerrero aplasta a los enemigos de Israel. Parece lógico entonces pensar que si Dios ya tiene un "pueblo escogido" ¿para que va a salvar al resto del mundo?, lo otro es pensar si tiene por objetivo salvar a todo el mundo ¿por qué tiene un "pueblo escogido"?.

Para comenzar a complicar las cosas, vemos también en el AT algunos versículos, pocos en realidad, pero están ahí, que insinuan que la salvación sí es para todo el mundo, por ejemplo Salmos 67:3: "... para que se conozca en la tierra tu camino, tu salvación a todas las naciones", o Salmo 96:1: "Todos los confines de la tierra han visto la salvación de nuestro Dios..." o bien Salmo 98:2: "Te he hecho alianza del pueblo y luz de las naciones..." (ver además Isaías 42:6 entre otros) esto vendría a contradecir lo que dicen los otros como hemos visto. Si bién se podría arguir a favor de los primeros y dandole la razón a los judíos, que con "naciones", "mundo" y palabras por el estilo solo se refiere al entrono inmediato de Israel y no exactamente el Mundo Entero y sonaría más coherente.

Pero hay más, hay versículos que explicitamente rechaza toda igualdad entre extranjeros y judíos manifestando de esa manera que ante los ojos de Dios los judíos son los predilectos, están primeros en la fila de la salvación, por ejemplo Ezequiel 44:9: "Ningún extranjero, incircunciso de corazón y de cuerpo, entrará en mi Santuario, ningún extranjero residente entre los hijos de Israel", la gran, gran mayoría de los cristianos no están circuncidados, luego tenemos que ellos no pueden estar en precendia de Dios. Si leemos el pasaje Isaías 44:10-12 Dios no puede ser más elocuente, claramente dice que los judíos son los elegidos, que Dios es el único Dios y que no habrá más Dios que él, que él es el único salvador y que a los únicos que salvará son a los judíos. Este solo pasaje echa por tierra cualquier pretención cristiana de cristos y salvadores míticos, y que quien quiera salvarse en serio debe ser judío antes que ninguna otra cosa.

Tengamos en cuenta Deuteronomio 4:2: "No añadan ni quiten nada de lo que yo les ordeno. Observen los mandamientos del Señor, tal como yo se los prescribo." propio de un dios que se supone inmutable, se comprende el versículo anterior pero... oh, sorpresa, de golpe y porrazo resulta que Dios tiene un hijo, y ese hijo lo envía para ¿agregarle cosas a la ley?, ¿enmendarla?, ¿rectificarla?.

A pesar de que este hijo de Dios explícitamente dijo que "No penséis que he venido a abolir la Ley ni los Profetas; no he venido a abolir, sino a dar cumplimiento..." Mateo 5:17 mientras que en Mateo 15:24 Jesus mismo asegura: "Yo he sido enviado solamente a por las ovejas perdidas de la casa de Israel", Pablo, el de Tarso, antes Saulo, se autoproclama "Apostol de los Gentiles" (los no judíos) contradiciendo las palabras del que supuestamente lo inspiró a él pero peor aún, atribuyendose el ir a salvar a los que según el mismísimo Padre no quiere ni pintados junto a él, si nos atenemos a las palabras de Jesus, o de la mayoría de los pasajes del AT que hablan del tema, porque si nos atenemos a los otros versículos del AT se puede comprender que tal vez Pablo era apostol de los gentiles vecinos a los judíos; en un caso como en el otro el resto del mundo estaría excluído. Si no es nada de esto entonces no podemos saber a ciencia cierta a quienes quiere Dios salvar, ¿solamente a los judíos?, ¿a los judíos y/o sus vecinos?, ¿al mundo entero comenzando con los judios? ¿o a todo el mundo por igual?, por supuesto los cristianos afirman lo último, sin base bíblica. El argumento más común es que cuando en la Biblia dice "Israel" en realidad quiere decir la cristiandad, pero esto, por supuesto, es un disparate, un simple deseo de "no quedar afuera" pues en ninguna parte de la Biblia se equipara Israel cono "todo el mundo cristiano", ni siquiera por insinuación. Y esto sin contar los pasajes que distinguen claramente a Israel como la nación judía y las otras naciones.

Peor la tenemos si nos vamos al capítulo 7 del Apocalipsis (Revelaciones) donde se da un número exacto de los que serán salvados (144.000), eso no es lo peor, por si fuera poco, ¡todos ellos deben ser judios!, pues en Ap. 7:4 dice "...pertenecientes a todas las tribus de Israel", nada de gentiles, nada de cristiano, judíos unicamente. ¿El resto?, limbo... o paraíso terrenal, es decir una salvación "clase turista".

Pasaré por alto la enorme injusticia divina al hacer esta distinción (en Romanos 2:11 se nos dice que "No hay acepción de personas ante Dios"), también pasaré por alto a Marcos 16:16 donde dice que el que se bautice se salvará pues no quiero especular cómo van a hacer los judíos para bautizarse según el rito cristiano. Lo que no pasaré por alto, pues es muy importante, es lo que sugiere Romanos 14:12: "Por lo tanto cada uno de nosotros tendrá que rendir cuentas ante el Señor", esto suena como a que la salvación será "caso por caso", es decir, una cuestión personal, y no grupal como afirma el Apocalipsis. Las implicaciones de esto son muchas. Primero no valen las interpretaciones genéricas, si cada uno debe rendir cuentas personalmente y cara a cara frente a Dios para obtener la salvación de nada sirve guiarse por lo que digan los demás, uno debe confiar en su propio instinto y capacidades para entender el galimatias bíblico y así, bajo su propio juicio interpretar qué es lo que quiere Dios para ser salvo. Quedan descartados así pastores, iglesias, seminarios, curas y toda forma de fe masificadas o interpretadas por un grupo de iluminados que se autodenominan "genuinos interpretes de la palabra de Dios". En esta misma línea va el Salmo 146:3 "No confíen en los poderosos, en simples mortales, que no pueden salvar".

Ahora, concretamente, ¿qué condiciones o qué hay que hacer (¿o dejar de hacer?) para agradar al Señor y poder salvarse?.

Vamos a Mateo 16:27 "...pagará cada uno de acuerdo con sus obras" ¿correcto?... falso.

Dios salva al que le da la gana, Éxodo 33:19: "Yo haré pasar junto de tí toda mi bondad y pronunciaré delante de tí el nombre del Señor, porque yo concedo mi favor a quien quiero concederlo, y me compadezco de quien quiero compadecerme", ¿está claro?... pues no.

Dios ya tiene elegidos quienes serán salvados desde antes de crearlos Salmo 94:11 "El Señor conoce los planes de los hombres y sabe que son vanos", o sea no importa qué es lo que hagamos, estamos predestinados, Isaías 46:10-11: "...Mi designio se cumplirá y haré todo lo que me agrade,... tracé un plan y lo voy a ejecutar", Marcos 13:20 "Y el Señor no abreviara ese tiempo, nadie se salvará; pero lo abreviará a causa de los elegidos", Romanos 8:33 "¿Quién podrá acusar a los elejidos de Dios?, Dios es el que justifica", otros versículos: Mateo 10:29ss, Lucas 12:6-7, Proverbios 8:22, etc... esto entra en concordancia con la palabra de Dios quien asegura que la vida sobre la tierra no tiene valor Salmos 8:4, 144:3, Job 7:17: "Qué es el hombre, para que lo engrandezcas, Y que pongas sobre él tu corazón?". Habría que ver entonces a cuántos ha elejido Dios para que se salven.

Unos pocos realmente, Mateo 7:14: "Porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva á la vida, y pocos son los que la hallan." 22:14:"Porque muchos son llamados, pero pocos los elejidos".

Muchos según Lucas 13:29: "Y vendrán muchos de Oriente y de Occidente, del Norte y del Mediodía, a ocupar su lugar en el reino de Dios.".

Mentira, nadie se salvará, Isaías 13:5 "Vienen de lejana tierra, de lo postrero de los cielos, Jehová y los instrumentos de su furor, para destruir toda la tierra", 24:3: "Del todo será vaciada la tierra, y enteramente saqueada; porque Jehová ha pronunciado esta palabra".

A pesar de todo esto, todavía queda el dilema de los judíos, esos 144.000 que se irán al cielo a pasarla bien con Dios, pero los judíos no aceptan a Jesucristo, sin embargo Jesucristo es el que da la salvación Mateo 1:21: "Ella dará a luz un hijo, a quien pondrás de nombre Jesús, porque él salvará al pueblo de todos sus pecados", 16:25: dice Jesús "Porque cualquiera que quisiere salvar su vida, la perderá, y cualquiera que perdiere su vida por causa de mí, la hallará", Juan 3:17: "Porque no envió Dios á su Hijo al mundo, para que condene al mundo, mas para que el mundo sea salvo por él", entrando en flagrante contradicción con Isaías 43:11, pero ese es tema de otro ensayo. Es cierto que Dios prometió un salvador, pero no sería hijo suyo, ni redimiría pecados, sino que se cargaría a los egipcios (Isaías 19:20).

Y si seguimos con Jesucristo, este dijo que hay que seguir los mandamientos para obtener la salvación, Marcos 9:49, Mateo 19:22, sin embargo Pablo dice que no, que la Ley no justifica a nadie, Romanos 3:20, sino más bien que quien crea en Jesucristo es el que se salvará, Romanos 3:24, 5:1, para más adelante el mismo Pablo asegurar que ¡todos estamos salvados!, Romanos 5:15. En uno de los pasajes más desopilantes de toda la Biblia, los capítulos 3, 4, 5 y 6 de la carta a los Romanos escrita por Pablo de Tarso, uno puede darle vueltas toda la vida tratando de descubrir ¡qué demonios quiso decir el tipo allí!. El exegeta de una de mis Biblias quiere reparar el galimatias paulino diciendo "En consecuencia, las 'obras' no son la 'causa' de la justificación, sino el 'fruto' de la misma" contradiciendo de plano las palabras del mismísimo Jesús, del cual Pablo resulta ser su apostol, como indico más arriba.

En resumen, ¿quién puede decir con certeza qué hay que hacer para ser salvado?, obras, fe, obras y fe, estamos predestinados, los elejidos ya están designados, 144.000 se salvarán, todos se salvarán, nadie se salvará, unos pocos se salvarán, muchos se salvarán... creo que es correcto ahora decir: "ni Dios lo sabe...".

Por Diego Romero,