La Página de DriverOp

El dilema trinitario.

El dogma cristiano de la trinidad, aunque no todos la aceptan, como por ejemplo los Testigos de Jehová, es uno de los temas más disparatados de esta religión. No solo la lógica, como veremos más adelante se opone a ella, sino también la propia Biblia. La Biblia misma está repleta de pasajes donde declara que Dios indefectiblemente es uno solo y no hay ningún otro como él, por ejemplo: Deuteronomio 4:35: "A ti te hicieron ver todas estas cosas para que sepas que el Señor es Dios, y que no hay otro Dios fuera de Él", 2 Samuel 7:22: "Por eso tú eres grande Señor, no hay nadie como tú, ni hay Dios fuera de tí, por todo lo que hemos escuchado con nuestros propios oidos" o Isaías 46:9: "Recuerden lo que sucedió antiguamente, porque yo soy Dios, y no hay otro, soy Dios, y no hay nadie igual a mi". Sin embargo parece que Jesús y el Espíritu Santo son como el, ver por ejemplo Deuteronomio 4:39, 6:4, Marcos 12:29, Isaías 45:5-6, 1 Crónicas 17:20, 1 Samuel 2:2 y Reyes 8:60.

Para sostener el dogma trinitario los apologistas suelen recurrir a estos cuatro versos para justifiarlo 1 Pedro 1:2, el inventado 1 Juan 5:7 ("...son tres los que dan testimonio, el Espiritu, el agua y la sangre; y los tres están de acuerdo"), 2 Corintios 13:14 y Mateo 28:19 ("...bauticenlos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espiritu Santo"). Si estos pasajes justifican la creencia en una trinidad entonces se contradicen con muchos otros donde no lo hacen, pero si no lo hacen entonces hay poco a lo que agarrarse para justificar este dogma. De por sí la palabra "trinidad" no aparece ni una sola vez en toda la Biblia.

Además de las numerosas citas que afirman la unidad e indivisibilidad de Dios, la Biblia proporciona también otras citas que se oponen al dogma trinitario. Por ejemplo Génesis 6:3 establece que Dios nunca puede hacerse carne. Los judíos interpretan ese pasaje como "mi espíritu nunca habitará en hombre alguno, puesto que el hombre es carne"; si Jesús era Dios y hombre al mismo tiempo significa que Dios se hizo carne lo cual contradice este pasaje.

En 2 Cronicas 6:18 y 1 Reyes 8:27 establece que Dios no puede habitar en la tierra.

Aunque Jesús es llamado Dios por algunos, lo cierto es que él nunca dijo directamente ser Dios, y por si fuera poco 2 Corintios 4:4 implica que Satán es otro dios.

Por otro lado, si el Espíritu Santo se hizo una persona, como el dogma trinitario indica, entonces ¿cómo pudo llenar a 120 personas al mismo tiempo como se indica en Hechos 2?.

Hay otras curiosidades que se desprenden de la trinidad, por ejemplo, ¿cómo es posible que el Hijo, que es Dios eterno, ser de igual edad que el Padre que también es Dios eterno?. Por definición un hijo siempre es más joven que su padre. Si Jesus, el Hijo, es Dios eterno, entraría en contradicción con algunos pasajes que dicen que fué creado en algún momento del tiempo: Proverbios 8:22-23 y Colosenses 1:15ss.

Por último, si Jesús y el Espíritu Santo son Dios, es decir, si la trinidad es válida, entonces la relación de Jesús con María crea algunas paradojas interesantes:

- Si Jesús nació de Maria, entonces María es su madre.

- Si ella fue engrendrada por el Espíritu Santo, que a su vez era Dios y Jesús, entonces este último es el esposo de Maria.

- Dios, siendo el Padre de toda la humanidad, y Dios y Cristo son uno solo, entonces Maria era si hija!.

- Maria, siendo hija de Dios, y Jesús siendo el Hijo de Dios, entonces Maria y Jesús ¡son hermanos!

El gran crítico de la cristiandad durante el siglo XIX, Robert Ingersoll resumió el enigma trinitario de esta manera:

"De acuerdo con la fe, Cristo es la segunda persona de la trinidad, el Padre es la primera, y el Espíritu Santo la tercera. Cada uno de ellos es Dios. Cristo es su propio padre y su propio hijo. El Espíritu Santo no es ni el padre ni el hijo, sino los dos. El Hijo fue engendrado por el Padre, pero existió desde ántes de serlo - el mismo antes como después de eso -. Cristo es tan viejo como su Padre, y el Padre tan joven como el Hijo. El Espíritu Santo procede del Padre y del Hijo, pero es igual al Padre y al Hijo antes de que el procediera, es decir, antes de que él existiera, pero es de la misma edad que los otros dos. Se declara que el Padre es Dios, y el Hijo y el Espíritu Santo también, y los tres hacen un Dios. Según la tabla de multiplicar, uno por uno es igual a tres, y tres por uno es igual a uno, y de acuerdo a la resta celestial, si restamos dos a tres el resultado es tres. La suma es igualmente peculiar: si sumamos dos mas uno obtenemos uno invariablemente. Cada uno es igual a si mismo y a los otros tres. Nada puede ser más perfectamente idiota y absurdo que el dogma de la trinidad."

¿Por qué, entonces, a la luz de lo antes dicho, los biblicistas se aferran tan obstinadamente a una creencia que es así de irracional sin que destruya su credibilidad intelectual? ¿Por qué insisten que Jesús es completamente hombre en todo sentido de la palabra, y completamente dios en todo sentido de la palabra también? ¿Por qué? Porque la alternativa es mucho peor. Están atrapados entre la espada y la pared.

A menos que Jesús sea Dios y hombre simultáneamente, todos los siguientes problemas no tienen solución. Para comenzar, la Biblia dice en varias ocasiones que solamente Dios puede ser salvador de la humanidad: Isaías 43:11 "Yo, yo solo soy el Señor, y no hay Salvador fuera de mí". También Oseas 3:4, Salmo 3:8 e Isaías 43:3. Por supuesto, Jesús DEBE ser Dios, él debe salvar a la humanidad, ningún simple mortal puede asumir ese rol. Si Jesús no es Dios y hombre simultáneamente, entonces él es más divino que Mahoma o cualquier otra figura religiosa. De otra forma su muerte no puede ser el camino de salvación para todos.

Pero más importante aún, la trinidad es la única explicación que permite justificar la enorme cantidad de declaraciones contradictorias hechas por Jesus respecto a su naturaleza y sus capacidades. La trinidad es la puerta tracera del cristianismo. En varias ocasiones Jesús se comparó con Dios, aunque nunca confesó ser el propio Dios:

- Juan 10:30: "Yo y el Padre somos uno".

- Juan 17:22: "... el que me ha visto a mi, ha visto al Padre".

- Juan 1:1: "Al principio existía la Palabra, y la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios".

Ver también : Juan 10:38, 14:9-11, 17:11, 17:21-23 y Colosenses 2:9.

Pero en otros lugares Jesús claramente se diferencia de Dios, en ese caso Jesús no puede ser el salvador de la humanidad:

- Mateo 19:17: "Jesús le dijo, ¿Cómo me preguntas acerca de lo que es bueno?, Uno solo es el Bueno. Si quieres entrar en la Vida Esterna, cumple los mandamientos...".

- Juan 14:28: "Me han oido decir: 'Me voy y volveré a ustedes'. Si me amaran, se alegrarían de que vuelva junto al Padre, porque el Padre es más grande que yo" (¿no suena a disparate esto?).

- Juan 7:16: "Jesus les respondió: 'Mi enseñanza no es mía, sino de aquel que me envió'".

- Mateo 27:46: "Dios mio, Dios mio, ¿por qué me has abandonado?".

- 1 Pedro 3:22: "... está a la derecha de Dios...".

Ver también: Marcos 13:32, 1 Corintios 11:3, Juan 5:19, 20:17, Mateo 26:39 y muchos otros mas.

Los apologetas utilizan el siguente mecanismo de escape para explicar los versículos anteriores, ellos dicen que los de la primera lista fueron dichos por Jesús-Dios, mientras que la última lista fueron dicho por Jesus-hombre. De esta manera, los dichos de Jesús pueden ser explicados a conveniencia (o como más les conviene). La trinidad proporciona la única vía de escape para los disparates como los señalados por Ingersoll sobre "aritmética celetial" y la paradójico incestuosa relación Maria-Jesús.

Pero aún con el dogma de la trinidad los problemas no terminan ahí sino que crea algunos otros más. Veamos algunos.

- Primero: ¿quién murió en la cruz?, ¿Jesús-hombre o Jesús-Dios?, si fue lo primero entonces no salvó a nadie porque un hombre no puede ser rescate por la humanidad, pero si fué lo segundo tenemos una imposiblidad, Dios es eterno, no puede morir, y si lo hizo entonces fue una muerte "de mentiritas" por lo que surje la pregunta ¿para qué simular su muerte?. ¿Quién murió en la cruz, quién hizo el sacrificio?. Si era Jesús-Dios entonces durante su muerte, Dios estaba muerto en el sepulcro. Pero pudo ser Jesús-Dios o el Dios de Jesús el que murió, pues solamente Dios puede salvar a la humanidad.

- Segundo: la ortodoxia siempre ha sostenido que Jesúcristo era completamente Dios y perfecto hombre, y que estas dos naturalezas fueron unidas en una persona; ¿pero cómo podría Jesus-hombre ser sin pecado, siendo que "todos los hombres son pecadores y están privados de la gloria de Dios" (Romanos 3:23)?. Si Jesús era sin pecado, como tantos versos demuestran (1 Pedro 2:22, 1 Juan 3:3, 5, 7; 2 Corintios 5:12, Hebreos 4:15, 7:26), entonces él no era humano, porque todos los humanos son pecadores. ¿Él solamente era Dios?, ¿y si así fué, cómo pudo decir él algo como , "mi padre es más grande que yo" (Juan 14:28)?. Por otro lado, si en esos versos "sin pecado" se refieren solamente al Jesús-Dios, mientras que el Jesús-hombre cometió pecados, entonces él mismo necesita la salvación tanto como cualquier otra persona; ¿quién murió en la cruz para salvarlo a él?

- Por último, tener a un individuo inocente sufriendo el castigo de la cruz para redimir los pecados de la humanidad no tiene más sentido que tener a toda la humanidad sufriendo por los pecados de un solo individuo: Adán. Por poner un ejemplo paralelo: supongamos que yo robo un banco, y mi padre acuerda sufrir la condena por mi, eso no es justicia, aún cuando mi padre haya aceptado cumplir la condena voluntariamente. Condenar al inocente por los crimenes del culpable no tiene nada que ver con la "justicia", no importa quién esté de acuerdo con ello. Ni siquiera puede llamarse venganza pues el culpable queda sin siquiera un rasguño. Dios desea sangre inocente solo por el gusto de ver la sangre correr. Es como si álguien matara a mi esposa y yo me vengara con el primero que se me cruce en el camino.

Ingersoll dijo a propósito de esto: "La absurdez de la doctrina conocida como 'la caída del hombre', dió a luz a esa otra absurdez conocida como 'Redención'. Y como ahora se insiste con que nosotros cargamos legitimamente con el pecado de otro, entonces nosotros podemos legitimamente solicitar que se nos acredite por las virtudes de otros, ¿no es eso justo acaso?".

Y estoy de acuerdo con Ingersoll, si me acusan por cosas que álguien a quien no conozco y que cometió pecados hace 6000 años entonces ¿por qué no me puedo atribuir las virtudes de otras personas también?.

Por Diego Romero,