La Página de DriverOp

Datación de los Evangelios

Por Peter Kirby.

Introducción.

Los eruditos están de acuerdo que los únicos Evangelios existentes que se pueden fechar al primer siglo son Mateo, Marcos, Lucas, Juan, y Tomás. La mayoría de los eruditos también creen que había un documento llamado Q, que fue una de las fuentes para Mateo y Lucas. Algunos van más lejos y postulan una historia pre-Marcos de la pasión o un Evangelio de los Signos [1] entremezclado con Juan; estas teorías son posibles (y pueden tener evidencia). No intento un tratamiento de Tomás o de estos hipotéticos documentos aquí; Voy a tratar solamente fechar los cuatro Evangelios.

Han ocurrido algunas copias obviamente entre los Evangelios sinópticos, dado el gran porcentaje de material casi idéntico (por ejemplo, cerca del 90% de los versos de Marcos también se encuentran en Mateo). Hoy el consenso es que primero vino Marcos, que los autores de Mateo y de Lucas utilizaron. El material común entre Mateo y Lucas se explica postulando la existencia de un documento Q que compartieron. Aunque no emprendo una defensa de la "teoría dos fuentes" aquí, vea http://www.mindspring.com/~scarlson/synopt/twosh.htm (en inglés) para una reseña de los argumentos.

He arreglado mi presentación en fechar los Evangelios en un cuasi-lógico y útil orden: Juan, Marcos, y Mateo y Lucas.

Juan.

El verso al cual se apela como la evidencia de escritor apostólico es 21:24: "Este es aquel discípulo (tradicionalmente Juan) que da testimonio de estas cosas, y escribió estas cosas: y sabemos que su testimonio es verdadero". Lo que es interesante aquí es que el testigo está hablado en tercera persona (como en 19:35), mientras que la comunidad que produjo el evangelio habla en primera persona: "sabemos que su testimonio es verdadero." También, observe que 21:23 adquiere más significación si el discípulo ya está muerto a la hora de la escritura. Esto sugiere que el discípulo querido no escribió el evangelio con su propia mano. Mejor aún, según el testimonio del escritor, el discípulo querido es la autoridad detrás del evangelio. La misma expresión de la "escritura" la utiliza Pilatos en 19:22, donde Pilatos seguramente no escribió esa misma inscripción.

Si 19:35 sugiere que el testigo esta vivo, entonces éste apoya la idea que el evangelio de Juan ha pasado a través de una cierta redacción. Juan 20:30-31 parece ser una conclusión anterior, que indica que el último capítulo fue agregado en una fecha posterior. Quizás al mismo tiempo, otros pasajes fueron agregados, por ejemplo los capítulos 15-17 (el final original del discurso era 14:31, cuando Jesús dice: "Levantaos, vamos de aquí"). Aunque hay muestras internas de la adición, estos pasajes se encuentran en todos los manuscritos extentes, que sugiere que fue agregado inmediatamente después de la primera edición, quizás incluso antes de que se perdiera el evangelio fuera de la comunidad de Juaniana. Sin embargo, mi preocupación principal está en encontrar "la fecha" (o el período de tiempo probable) para la mayor parte de Juan.

La declaración que el escritor no es un discípulo de Jesús es confirmada por el hecho de que el cuarto evangelio está escrito en excelente Griego, que incluso haga juegos poéticos con las palabras. Según Papías (alrededor de 110-130 EC), los apostoles no sabían mucho Griego: Pedro necesitó de Marcos como intérprete, y Mateo escribió los refranes de Jesús en una lengua semítica, que otros tradujeron. Por la comparación, el historiador judío Josefo escribió en griego para una audiencia de gentiles (gente no judía). Hay un número de pasajes donde Josefo tiene que traducir para Titus a los judíos palestinos de lengua aramea (G.J. 5:9:2, G.J. 6:2:1, Ag.Ap. 1:9). Pero incluso después de pasar años en Roma (donde se hablaba mucho Griego) estudiando prosa y poesía griegas, él debe defenderse (con no pocas dificultades en el texto griego) contra el hecho bien conocido de que su pronunciación del griego deja mucho que desear (Ant. 20:12:1). Al principio de las Antigüedades, dice que él deja de escribir debido a la dificultad de escribir un trabajo tan enorme en griego, que todavía representa una lengua que es extranjera y extraña a él. Entonces no estamos sorprendidos de saber que Josefo había compuesto originalmente "Las Guerras de los Judíos" [A] en su lengua materna (probablemente arameo) y luego los empleados "colaboradores" (synergois) tradujeron el trabajo al Griego (Ag.Ap. 1,9). Si Josefo luchaba con el Griego incluso después de años de la mejor educación que Roma pudiera ofrecer, ¿cómo es que un pobre pescador convertido en predicador de la Galilea rural se supone que lo hizo mejor?.

En las referencias patrísticas más tempranas, el evangelio de Juan se mira como el "cuarto evangelio". Irineo de Lyons lo describe como el cuarto en el tiempo al relatar las tradiciones escriturales alrededor del 170 EC ("Contra los herejes" 3:1:1), al igual que el Canon Muratoriano un par de décadas más adelante. ¿La evidencia interna de Juan apoya esta tradición?

La impresión del alejamiento de los acontecimientos históricos es dada inmediatamente por el estilo literario y la cristología altamente desarrolladas. Algunos de los hechos maravillosos de Jesús se han trabajado en escenas altamente efectivas y dramáticas (cap. 9); ha habido una cuidadosa tentativa de hacerlos y luego seguirlos por discursos que los explican (cap. 5 y 6); y los refranes de Jesús se han tejido en discursos largos de una forma cuasi-poética que se asemejaba a los discursos de la sabiduría personificada en el Antiguo Testamento. Al contrario que los sinópticos, el Jesús de Juan no puede parar el hablar sí mismo. "Soy el pan de la vida" (6:35)"Soy la luz del mundo" (6:35), "Yo soy el buen pastor" (10:11), "Yo soy la resurrección y la vida" (11:25), "Yo soy el camino, la verdad, y la vida" (14:6), "yo soy la vid verdadera" (15:1). A un grado mucho mayor que los sinópticos, el cuarto evangelio indica un largo período de reflexión teológica en el significado de Cristo y de su identidad para los cristianos tardíos.

Hay otras razones de pensar que Juan es posterior a los sinópticos. Por ejemplo, los sinópticos incluyen varias declaraciones al efecto, que Jesús volvería durante el curso de la vida de los apóstoles (Mt 16:28, Mc 9:1, Lc 21:32, etc.). El evangelio de Juan no acentúa la Parusia y de hecho no corrige esta enseñanza temprana (Jn 21:20-23).

Como veremos más adelante, hay razones para fechar los sinópticos en los 70s y los 80s del primer siglo. Porque el evangelio de Juan es más tardío que el sinópticos, éste lo colocaríamos en los 90s (lo más temprano posible). Hay otra línea independiente que ayuda a fecharlo en este límite.

El obispo John Shelby Spong escribe: "la fractura final (entre los judíos tradicionales y los cristianos judíos) ocurrió al final de los 80s, cuando estos líderes judíos ortodoxos revisaron sus tradiciones regulares de la adoración para incluir los "anatemas" contra todos que se desviaran la estricta ortodoxia y todos que relativizaran la absoluta verdad del Torah. Ésta era la última paja en la naciente tensión, y dio lugar a la excomunión de los cristianos judíos de por vida de la sinagoga y en última instancia del judaísmo". Respecto al evangelio de Juan: "su pesimismo evidente hacia los judíos ortodoxos (Juan 8:44) y sus descripciones de ser puesto fuera de las sinagogas refleja esa fractura final en la relación entre los judíos y los cristianos judíos (Juan 9:22, 12:42)" ("Liberando los Evangélios", pág. 53).

Así que hay buenas razones para suponer que Juan se escribió un tiempo después de los 80s. ¿Pero podemos determinar la fecha más probable para Juan?. Ya hay un par de consideraciones internas que conducirían a uno a pensar que no fue mucho más tarde que nuestro límite más bajo. Primero, la expulsión de los sinagogas está fresca en la conciencia de los cristianos judíos, mientras que esto no sería una preocupación mientras entramos en el segundo siglo. En segundo lugar, si el último capítulo fue agregado no mucho después de que el discípulo querido muriera (una inferencia a partir de la preocupación por su muerte en 21:23), entonces la mayor parte de Juan debe haber sido escrita bastante temprano para que un apostol sobreviviera en ese tiempo (notar también que el testigo sabe en tiempo presente en 19:35). Además, si aceptamos que las revelaciones son de la misma escuela en base a la tradición y a las afinidades teológicas, su fecha en el final del reinado de Domiciano (alrededor del 95 EC) demostraría que prosperaron en el Asia Menor durante los 90s.

Confirmando nuestras conclusiones de la evidencia interna son las referencias tempranas al evangelio de Juan en la literatura no canónica. Por ejemplo, el obispo Papias de Hierapolis, que escribió "La exposición de los oráculos del Señor" [B] 110 o 130 EC, dichos de "Maria Salomé, esposa de Zebedee, madre de Juan el evangelista y Santiago". Papías también critíca el evangelio de Marcos por no estar ordenado, probablemente en comparación con el cuarto evangelio. El gnóstico Ptolomeo escribió una exégesis del prólogo de Juan al principio del segundo siglo, citado por Irineo.

Finalmente, un fragmento de Juan llamado el fragmento de John Rylands se ha encontrado en Egipto fechado en el 125 EC. Es no sólo el manuscrito existente más temprano de un texto del NT, sino que muchos notan el hecho de que fue descubierto en Egipto, lejos de la localización tradicional para la composición del cuarto evangelio en Efesios en el Asia Menor. Esto sugiere que Juan se hubiera diseminado a través de las iglesias de ese tiempo y fuera escrito mucho más temprano.

En tales argumentos, la mayoría de los eruditos concluyen que el evangelio de Juan (sin redacciones) probablemente date al final del primer siglo - no mucho después de la expulsión de cristianos judíos de las sinagogas y de la escritura del sinópticos - pero no de mucho antes de la muerte del discípulo querido y de las referencias encontrados en Papías, Ptolomeo, y John Rylands.

Marcos.

El testimonio patrístico más temprano de la época de la escritura de Marcos lo colocan poco después la muerte de Pedro (en el 67 EC tradicionalmente). Ireneo escribió ("Contra los herejes" 3:1:1): "Después de su salida (de Pedro y de Pablo de la tierra), Marcos, el discípulo e intérprete de Pedro, también nos heredaron la escritura que había sido predicada por Pedro". Aparte de la pregunta acerca de su autoría, ¿corrobora la evidencia interna la tradición de que el evangelio de Marcos fue escrito alrededor del 70?

El "pequeño apocalipsis" de Marcos en el capítulo 13 se mira generalmente como el discurso de los acontecimientos de la primera rebelión judía, que ocurrió el 66-70 EC. Los acontecimientos que rodeaban la caída de Jerusalén y de la destrucción del templo dejaron una impresión profunda en los judíos de ese tiempo. Jerusalén y el templo eran el centro de la vida religiosa para los judíos palestinos, y la guerra con los Romanos había desolado los campos y dejó millares de muertos. Así, es comprensible que alguno asociaría estos acontecimientos horribles al final de los tiempos. Hagamos una exégesis de Marcos 13 para ver cómo la descripción del autor corresponde con las calamidades de la primera rebelión judía.

La destrucción del templo, que sucedió en el 70 EC, se menciona en v. 1-4. Dejando el área del templo, un discípulo dijo: "Maestro, mira qué piedras, y qué edificios." Mirando hacia templo, Jesús responde: "¿Ves estos grandes edificios? no quedará piedra sobre piedra que no sea derribada". Pedro y algunos otros entonces preguntan en privado a Jesús sobre las señales del apocalipsis, una muestra indicadora de la redacción de Marcos (en vez de la tradición bien conocida anterior).

En el versículo 5-8, el autor habla de "guerras y de rumores de guerras", pero "éste no es todavía el fin". Si el capítulo 13 está hablando de la primera rebelión judía, ésto indica que álguien había predicho mas temprano que el fin vendría durante la guerra, una visión que el autor debe negar (o quizás modificarse levemente, cf v. 24) después de que la lucha haya terminado. El autor habla de "hambre" durante este período en que nación se está levantando contra nación, y Josefo divulga los horrores de pestilencias y de la hambruna durante la primera rebelión judía.

En "Los Cinco evangelios", Robert Funk escribe:

"Los dichos en Marcos 13:9-13 todos reflejan detalladamente el conocimiento de los eventos que tuvieron lugar, o las ideas que se tenían en ese momento, después de la muerte de Jesús: juicios y persecuciones de los seguidores de Jesús, el llamamiento a predicar el evangelio a todas las naciones, recomendación de ofrecer testimonio espontaneo, y la predicción de que los familiares se pondrán en contra unos a otros son las caracteísticas de los cristianos que siguieron, no de los eventos en Galilea o Jerusalén durante la vida de Jesús. La acotación de los hijos traicionando a sus padres puede ser una alusión a las terribles calamidades que tuvieron lugar durante el asedio a Jerusalén (66-70 EC)."

El versículo 14 dice: "Cuando vean la Abominación de la desolación usurpando el lugar que no le corresponde - el que lea esto, entiendalo bién - los que estén en Judea, que se refugien en las montañas". El comentario explicativo "el que lea esto, entiendalo bién" subraya el hecho de que este discurso se escribió para los cristianos contemporaneos de Marcos. Esta audiencia de Marcos entendería muy bién de qué está hablando, aunque la "Abominación de la desolación" es una referencia críptica para nosotros. La frase se tomó de Daniel 9:27, donde se refiere a Antíoco profanando el Templo de Jerusalén en el 165 AEC (probablemente con una imagen de Zeus), aunque fue adaptada a los tiempos del evangelista. En el contexto del la Primera Revuelta Judía, esto probablemente se refiere a la profanación del Templo por parte de los romanos. Josefo nos dice que los victoriosos soldados alzaron los estandartes imperiales y los adoraron en ese lugar sagrado ("Las guerras judáicas" 6:6:1).

Algunos sostienen que ésto en realidad se refiere a una estatua que Caligula intentó poner en el Templo alrededor del 40 EC, sin mucho éxito. Sin embargo, esto no explica ninguna otra cosa en el "Pequeño Apocalipsis": se destruye el Templo (versículo 2), hay guerras y amenazas de guerras (versículo 7), nación se levanta contra nación y hay hambre (versículo 8), muchos son puestos bajo arresto (versículo 11), se debe huir de Judea (versículo 14), hay falsos profetas (versículo 22), y todo esto es "una gran tribulación, como no la hubo desde que comenzó el mundo hasta ahora y no la habrá jamás".

Posiblemente la inspiración para los versículos 15-18, los cristianos abandonaron Jerusalén antes de que el sitio comenzó y huyeron a la ciudad de Pella según Eusebio ("Historia de la Iglesia", 3:5:3).

Josefo se refiere a falsos profetas durante la fase final del asalto romano al templo mientras era engullido por las llama: "un profeta falso era la ocasión de la destrucción de esta gente, que había hecho una proclamación pública en la ciudad ese mismo día, que Sios les ordenó a que consiguieran sobre el Templo, y que allí recibieran muestras milagrosas de su Salvación. Ahora había entonces una gran cantidad de profetas falsos sobornados por los tiranos para imponer ante la gente, quienes denunciaron esto a ella, que deben esperar salvación de Dios; y éste era para guardarlas de la deserción, y ése que puede ser que sean mantenidos a flote por sobre el miedo y al cuidado de tales esperanzas" ("Las guerras judáicas", 6:5:2).

Los horrores de la guerra parecen estar vivos en la memoria del autor (versículo 19), y las tribulaciones todavía están probablemente en curso con sus secuelas, tal como el autor desea un final para ellas (versículo 20). Aunque el autor rechaza los pedidos de otros que recientemente dijeron que el Señor volverá durante la guerra (versículo 7), se adapta esto diciendo que el día del Señor está "cerca, a la puerta" durante este período de tribulación (versículos 28-29). Él asegura a sus lectores que ellos verán la Parusia antes de que la primera generación cristiana desaparezca (versículo 30). Esto indica que Marcos se escribió poco después la caída de Jerusalén en el 70 EC.

"Jesús dijo, según Marcos 13:24, que habría un claro pero no prolongado intervalo entre la destrucción del Templo y su propia vuelta. La comunidad de Marcos vivía en ese intervalo, rechazando a esos falsos pero cristianos profetas quienes, en 13:5-8 y 21-23, habían proclamado la vuelta de Jesús en... la destrucción del Templo en la primera guerra Romano-Judía durante 66-70 EC. Marco, en otras palabras, separa clara y deliberadamente todo lo que condujo a la parusia de Jesús en 13:24-37. Y todo se coloca en los labios proféticos de Jesús mismo. Que, dice Marcos, era lo que él dijo realmente". (John Dominic Crossan, "El Jesús Histórico: La vida de un campesino mediterráneo").

Algunos críticos se oponen a ver una "profecía del pasado" sobre la Primera Guerra Judía aquí. La descripción, dicen, es vaga y basada en el Antiguo Testamento. Pero, como el versículo 14 acentúa, la descripción fue escrita para los cristianos de los días de Marcos, que sabrían muy bien de lo que él hablaba. Obviamente las imágenes y las frases se piden prestadas del Antiguo Testamento, como en el resto del evangelio, adaptado para referirse a una nueva situación. Tales descripciones vagas de tiempos contemporaneos, basadas en el AT se encuentran en otros trabajos tales como el comentario o las revelaciones de Habbakuk. En cuanto a los fundamentalistas quiénes creen que Marcos 13 es una transcripción perfecta de las palabras del Jesús histórico, ¿por qué no aceptan Sibillinos 4,125-7 [2] también como profecía genuina de la destrucción del templo en el 70 EC?

En base al décimotercer capítulo, el evangelio de Marcos parece haber sido escrito (por lo menos en parte) en respuesta a la destrucción del Templo en el 70 EC. ¿Podemos encontrar alguna otra confirmación para esta datación en Marcos?

Muchos eruditos ven otra alusión histórica en Marcos 5:8-13, a una "legión" que tenía un cerdo como su emblema y que Josefo nos dice estaba estacionada en Jerusalén durante la post guerra ("Las guerras judáicas", 7:1:3).

"Desde la caída de la ciudad algunos meses antes (en el 70 EC), Jerusalén había sido ocupada por la décima legión romana (X Fretensis), cuyo emblema era un cerdo. La referencia de Marcos acerca de dos mil cerdos, el tamaño de la legión estacionada, combinada con la designación evidente de los seres malvados como legión, no deja ninguna duda en las mentes judías de que los cerdos en el fábula representan al ejército de ocupación. La fábula de Marcos en efecto prometía que el Mesías, cuando él vuelva, conduciría a los Romanos hacia el mar tal como él había conducido antes a sus sustitutos de cuatro patas." (William Harwood, "Las Mitologías de los ultimos dioses: Yahveh y Jesús").

Aunque el autor de Marcos está sufriendo con tribulaciones y sus tradiciones traicionan el resentimiento contra el poder romano, él desea distanciarse de los judíos que están en la causa de la rebelión. Al mismo tiempo él desea presentar el cristianismo como algo que sea políticamente inofensivo a las autoridades romanas. Por esta razón hay una tendencia al exonerar a Pilatos y culpar a los judíos en Marcos (15:9-15), una tendencia que se exagera aún más después. En realidad el prefecto antisemítico probablemente no habría dado a Jesús la hora, especialmente si él representó una amenaza para el orden durante el fiesta de Pascua. No hay otra tradición en la costumbre de soltar presos durante un festival, y tal amnistía abierta va contra la sabiduría administrativa. J.D. Crossan ve en la historia de Barrabás una condenación a los judíos que eligieron el insurrección:

"En griego el término técnico para un bandido rebelde es lestes, y así es exactamente como se llama a Barrabás. Él era bandido, rebelde, insurrecto, un combatiente de la libertad - dependiendo siempre, por supuesto, de su punto de vista. Pero Marcos fue escrito tiempo después de la terrible perpetración de la primera guerra Romano-Judía en el 70 EC, cuando Jerusalén y su Templo fueron destruidos totalmente. Vimos ya cómo rebela los Zelotes, una tenue coalición de grupos de bandidos y campesinos forzados a encerrarse en Jerusalén por las tropas romanas que les asediaban, lucharon dentro de la ciudad por el control total de la rebelión en el 68 EC. Allí estaba, dice Marcos, la elección de Jerusalén: eligió Barrabás sobre Jesús, el rebelde armado sobre un salvador desarmado. Su narrativa sobre Barrabás era, en otras palabras, una dramatización simbólica del destino de Jerusalén, como él la vio" ("Jesús: Una biografía revolucionaria", p. 143).

Debido a estas alusiones históricas, podemos concluir que el evangelio de Marcos se escribió poco después la caída de Jerusalén en el 70 EC.

Mateo y Lucas.

  Nuestra discusión sobre Marcos y Juan ha dado ya un momento específico para los evangelios de Mateo y de Lucas: utilizaron el evangelio de Marcos (70 EC), pero vinieron antes del cuarto evangelio (alrededor de los 90s). En base de ésto, podemos aceptar la datación normal de ambos Evangelios en los 80s. Aquí veremos cómo la evidencia de Mateo y de Lucas confirma estas conclusiones anteriores.

Mateo y Lucas agregan sus propias referencias a la Primera Revuelta Judía.

En Mateo 22:1-14, la parábola del banquete nupcial se cuenta de nuevo, encontrada también en Lucas 14:16-24 y Tomás 64. El evangelio de Mateo agrega este detalle: "al enterarse, el rey se indignó y envió a sus tropas para que acabaran con aquellos homicidas e incendiaran su ciudad". ¡Esto es seguramente inadecuado por simplemente haber rechazado una invitación a cenar! Pero esto es comprensible si refiere a los judíos que rechazaron a Jesús, quienes sufrieron más adelante la caída de Jerusalén. Josefo nos dice que el fuego barrió la ciudad y luego destruyó el Templo ("Las guerras judáicas", 6:4:6).

En Lucas 19:41-44, Jesús llora por Jerusalén: "... Si tú también hubieras comprendido en este día el mensaje de paz. Pero ahora está oculto a tus ojos. Vendrán días desastrozos para ti, en que tus enemigos te cercarán con empalizadas, te sitiarán y te atacarán por todas partes. Te arrazarán junto con tus hijos, que están dentro de ti, y no dejarán piedra sobre piedra, porque no has sabido reconocer el tiempo en el que fuiste visitado por Dios".

Josefo nos dice cómo, durante la guerra entre 66-70 EC, los Romanos construyeron una empalizada y rodearon Jerusalén, asediando a la ciudad por meses. Aquí, Lucas culpa al destino de Jerusalén por su rechazo a Jesús.

Hechos 25:13 menciona a Berenice sin ninguna explicación de quién era ella. Berenice llegó a ser famosa solamente después del 69 EC cuando ella tenía una aventura con Titus, hijo del emperador Vespasiano. Ésto está todo en las Satiras de Juvenal. Podemos asumir que Hechos de Lucas debe haber sido escrito después del 69 EC para que Lucas pueda mencionar a Agripa y Berenice sin la explicación de quiénes eran.

Aunque como Mateo usualmente copia de Marcos casi in extenso, Lucas da indicaciones de estar un poco más alejado del tiempo de la guerra, mientras que aún en anticipación del apocalipsis. En Lucas 21:9, el autor no solo dice que el final no es durante la guerra (como en Marcos) sino además que no seguirá inmediatamente después de ella tampoco. En Lucas 21:25, el autor suelta la frase diciendo que el apocalipsis vendrá durante el período de la tribulación. Mas bién, para Lucas, el final no vendrá "hasta que el tiempo de los paganos lleguen a su cumplimiento". Pero hay una expectativa inmóvil de un apocalipsis el cual está "cerca" (Lucas 21:31-32).

Además de esta evidencia interna, también tenemos referencias a Mateo y a Lucas temprano en la literatura patristica.

La así llamada "Epistola de Bernabé" [3], escrita en la primera mitad del segundo siglo, cita Mateo 22:14 como Escritura (Bernabé 4:40): "como dice la Escritura, muchos son llamados pero pocos los elegidos". La referencia "Escritura" demuestra que la cita es de un trabajo escrito, y el evangelio de Mateo es la única fuente identificable con esta cita. El evangelio de Mateo debe haber estado presente por un rato largo para ganar la aceptación como "Escritura" junto con la ley y los profetas.

La Enseñanza de los Doce (o Didaché [4]), que muchos eruditos creen alcanzó su forma final alrededor del 100 EC, cita el evangelio de Mateo. Didache 8 dice de lo que "el Señor ordenó en su Evangelio" y cita palabra por palabra el Padrenuestro según se encuentra en el evangelio de Mateo.

Hay un pasaje en Ignacio, Esmirnas 3:2 [5], que refiere a Lucas 24:39, escrito por Lucas como una polémica contra los Docetistas que dice que Cristo no fue resucitado en la carne. En su camino a Roma para su ejecución (alrededor del 107 EC según el "Martirio de Ignacio"), Ignacio escribió: "y cuando El se presentó a Pedro y su compañía, les dijo: Poned las manos sobre mí y palpadme, y ved que no soy un demonio sin cuerpo." Si aceptamos que ésta es una creación de Lucas, es más probable que Ignacio sabía sobre el evangelio de Lucas, o poseyendo una copia o (más probablemente) oyéndola en la iglesia.

Las pastorales (1 Timoteo, 2 Timoteo, Tito) se estiman extensamente como siendo escritas en la primera mitad del siglo II. La primera Timoteo 5:18 cita de Lucas 10:7 como "Escritura", que confirmaría nuestra datación de Lucas.

La evidencia referente a Mateo y Lucas es consistente con nuestra conclusión inicial: Fueron escritos alrededor de los 80s EC.

Conclusión.

Al hacer mis argumentos para fechar los cuatro Evangelios alrededor de 70-100 EC, he procurado no confiar en un solo argumento. Mas bién, en varias muestras de datos relevantes han sido utilizadas para confirmarse - uno podría llamar a esto "líneas convergentes de evidencia". Esto me convence de que los amplios movimientos del período ofrecido aquí son exactos, aunque no podemos dar las fechas exactas. No tengo ningún interés en detenerme en detalles menores, si esto o aquéllo se pudo haber escrito algunos años antes o más adelante: he escrito como refutación a la afirmación hecha a veces por los conservadores o los liberales extremos que la mayoría de los cuatro Evangelios fueron escritos bien antes del 70 EC o en el segundo siglo. Mi modesta conclusión es la de la mayoría de los eruditos: Marcos fue escrito en el 70 EC, Mateo y Lucas en los 80s, y Juan en los 90s.

Notas al pie:

[A] Una versión descargable en formato PDF de "Las Guerras de los Judíos" en español de Flavio Josefo puede ser encontrada aquí: http://redraven.garcia-cuervo.com/libros/LIB_Guerras_Judios.pdf

[B] http://escrituras.tripod.com/Textos/Papias.htm (en español).

[1] http://www.earlychristianwritings.com/signs.html (en inglés).

[2] http://www.sacred-texts.com/cla/sib/ (en inglés).

[3] http://escrituras.tripod.com/Textos/EpBernabe.htm (en español).

[4] http://www.earlychristianwritings.com/text/didache-lake.html (en inglés).http://escrituras.tripod.com/Textos/Didache.htm (en español).

[5]http://escrituras.tripod.com/Textos/EpIgnacio.htm (en español).

Referencias:

Home page: http://home.earthlink.net/~kirby/

Original en: http://home.earthlink.net/~kirby/xtianity/dating.html

Traducción: por Diego Romero.

N. del T.: Las citas de los evangélios han sido sacadas de "El Libro del Pueblo de Dios: La Biblia" versión de Levoratti-Trusso 1998 (católica).

Por Peter Kirby,