La Página de DriverOp

El amor es una trampa.

¿Alguien quiere refutarme la afirmación anterior?, ¿quién se atreve a hacerlo?. Lo afirmo porque el amor nos hacer creer que cosas que son virtualmente imposibles, nos encierra en un mundo ilusorio, donde las cosas se nos presentan como lo que no son en realidad. ¿Qué significa exactamente estar enamorado, sentir amor?: una pasión obsesiva por alguien o algo. El amor nubla nuestra razón, nos hace hacer cosas que van contra toda lógica, pensar irracionalmente y actuar en consecuencia. Nos vuelve idiotas.

Voy a refutar el mito de que el amor es maravilloso. No lo es. Amar es sufrir, quien ama sufre, y sufre por una causa ilusoria, irreal, inexistente, es vivir una fantasía, y esperar por una utopía ¿quién en su sano juicio podría hacer tal cosa?, la trampa del amor consiste precisamente en eso: en obligarnos a hacer y pensar lo que no haríamos ni pensariamos bajo circunstancias normales. ¿Dónde está lo maravilloso de todo eso?.

Amar no es lindo, sino todo lo contrario. El dolor te acompaña todo el tiempo ¡y no sabes por qué te duele tanto!. ¿Por qué sufrimos cuando amamos? Seamos objetivos: amamos a alguien sin saber por qué, la queremos pero no para ser su dueño sino su esclavo, tratamos de complacer a la otra persona pero no sabemos cómo, solamente podemos especular basado en lo que nos gustaría a nosotros que esa persona nos hiciera, nos ponemos de esclavos y actuamos con nuestro "dueño" como si nosotros fueramos dueños de él (o ella) ¿paradoja?, sí, paradoja. En realidad no tenemos ni idea de cómo actuar, esa ansiedad frente a lo desconocido nos pide seguridades. Los enamorados no se cansan de preguntarse "¿me amas?" y no se cansan de afirmar la respuesta "te amo", ¿por qué lo hacemos?, porque queremos seguridades, estamos seguros de que amamos pero no lo estamos de que la otra persona nos ama de igual manera por eso lo preguntamos y por eso lo repetimos esperando siempre que se nos diga lo mismo... pero no basta. Es increíble que después de mil preguntas respondidas siempre de igual manera siempre tenemos la duda de que la otra persona en realidad nos esté mintiendo, no hay razón para que siempre pensemos que la otra persona nos miente luego de tantas afirmaciones en contrario. La ansiedad es muy fuerte y por eso sufrimos, nos duele. Estar enamorados es sufrir.

Si les dijera que una pareja de enamorados se dice mutuamente "te amo" y le tomara 5 segundos en hacerlo cada vez y han repetido esta operación unas cien veces quizá alguien podría decir que esto es poco, pero un par de calculos después nos resulta que si lo hicieran de contínuo demorarían 8 minutos y medio. ¡Qué tontería estar repitiendose durante ocho minutos y medio "te amo", "te amo", "te amo", "te amo"...!

Todas las historias de amor son tristes, aún las que tienen final feliz (y son las menos).

El señor Miguel A. Sanches tiene algo qué agregar a mis palabras, escribe Miguel:

Sobre el amor.

Una frase de José Ortega y Gasset para empezar. El deseo muere automáticamente cuando se logra: fenece al satisfacerse. El amor en cambio, es un eterno insatisfecho.

Leí con particular interés sobre los comentarios en relación al amor. Veo que tratas del amor, como si fuera un "cuerpo extraño", o al menos da la impresión que es un trato a alguien investido de independencia como una especie de personaje molesto, o personificado en el ser amado que no se dejó amar, porque si se hubiera hecho realidad no seria una piedra en el zapato existencial y mas que todo sentimental.

Creo que antes de hablar de amor, habría que definir de que amor estamos hablando, porque creo que del amor que hablas es del amor no tenido, de un amor que se fue o que simplemente nunca llego o no se dejo llegar o mas bien que traiciono ( y vaya que de esos los he tenido ) Pero que haciendo un análisis muy somero, recordando las enseñanzas de Ortega y Gasset, que nos hace ver que el amor romántico, valorado por la idea hipertrofiada, dolorosa hiriente, que solo nos hace sufrir, es una idea sobre alguien al que le hemos dado un valor que no tiene, pero que si pudiéramos valorar ese "valor" que le hemos dado y sobre todo identificaremos la fuente de dicho valor, encontraríamos que uno mismo ha creado la imagen del ser amado, es una creación personal hecha sobre el "molde simbólico" de otra persona, pero la carga sentimental es mi obra, es mi creación, el material con que están hechos los gruesos muros de ese castillo en el aire, son mi obra maestra sentimental, creo que por eso nos duele tanto cuando se derrumba. Ese momento en que aquella tremenda carga psicológica ya no tiene frente a si, el ser simbólico para el que la creamos, entonces se trasforma en rabia y dolor.

Por eso duele interiormente, ahí donde la construimos, en nuestra inteligencia emocional no en el territorio de la razón, porque si fuéramos razonables al estar enamorados seguramente que nuestros efectivos mecanismo de defensa estarían siempre vigilantes ante todo lo que pudiera producirnos dolor.

Así, que el amor a ese que repudiamos y que nos causa tanto resentimiento, no es el amor ajeno, ni siquiera en abstracto es el amor, que yo mismo he creado, esta en mi, duele porque esta muy cerca, vive conmigo hasta que desaparece poco a poco, siempre pasa así, el bálsamo es a base de tiempo y distancia, es infalible.

Mas de alguno habrá sentido, pánico mientras esta enamorado y aparentemente bien correspondido, a que uno mismo cambie, a que sea yo mismo quien con el tiempo deje de amar.

Felicidades por tu página.

 

Miguel Ángel Sánchez V. - Médico - .

Nota de la publicación: Agradezco el aporte de Miguel.

Las palabras de Miguél me hiceron reflexionar acerca del tema y esta es mi respuesta:

Re: Sobre el amor.

Hola Miguel.

Excelentes tus palabras, me ha gustado mucho lo que has escrito y te prometo que reflexionaré sobre ello. Y gracias por tus felicitaciones por mi página.

El amor al que me refiero [más arriba] es el amor romántico, y sí, estoy de acuerdo contigo, enamorarnos es algo que nos hacemos nosotros mismos saltándonos todas las defensas racionales. Si el ser humano fuera exclusivamente racional se extinguiría, no creo que exista en la Tierra ningún ser humano puramente racional, a menos que medie algún daño físico, quien obrara de esa manera no sería normal (y hasta me arriesgaría a decir, ni siquiera sería humano). Siguiendo tu línea, el amor nos lo hacemos nosotros solos, quizá la persona de la cual nos enamoramos sea disparador de esa cadena de cosas no muy bien definidas que concluye cuando aceptamos que efectivamente nos hemos enamorado, pero no es responsable por ello, en útima instancia somos nosotros mismos los que nos permitimos enamorarnos. Que ese amor no sea correspondido es otro tema, yo no lo trato (nunca me pasó ¿por suerte?), yo me centro al amor que sí es correspondido, al amor de novela, ese que desde niños nos han enseñado que es el "verdadero amor" de pareja.

Si por caso en mi ensayo da la impresión de que trato el amor como una cosa externa, me parece que deberé rectificarme, el amor es una cosa inherente a la persona enamorada, no viene de afuera, es como la memoria, mi amor por una persona soy yo mismo, nace y muere conmigo, como el color de mi pelo, el tono de mi voz, etc... Amar es sufrir, afirmo, con conocimiento de causa, aún si somos correspondidos. Me gusta la metáfora del "molde simbólico", creo que es correcto lo que dices, nos enamoramos de lo que creemos es la otra persona y además agrego jamás vamos a enamorarnos de la verdadera persona que es el otro simplemente porque nunca vamos a conocerla completamente, encima la otra persona, tal como uno mismo, cambia con el tiempo, incluso al amarla la estamos cambiando. Es como tratar de pintar una nube de tormenta, alzamos la vista y la vemos con una forma, comenzamos a pintarla pero cuando alzamos la vista de nuevo la nube ya adoptó otra forma ligeramente diferente a la anterior, no se la puede pintar de una sola vez, el ser humano no tiene cámara de fotos; las personas son iguales, cambian constantemente, y la imagen o "molde simbólico" es la pintura que nos salió cuando quisimos pintarla en nuestra mente.

Parece contradictorio que yo siendo materialista y racional esté hablando de cosas tan idealistas y metafísicas como el amor, sucede que antes que todo eso soy humano.

Saludos.

Diego F. Romero. - .

Con buen tino Miguel me envia otra reflexión sobre el tema, mostrando una lucidez que admiro, él escribe:

Más sobre el amor.

Saludos de nuevo Diego.

Sobre tus comentarios, estoy completamente de acuerdo sobre todo rescato esta frase con particular interés: "Amar es sufrir, afirmo, con conocimiento de causa, aún si somos correspondidos".

¿Pero que será lo que nos mueve a traducir como sufrimiento lo que pudiera ser un sensación de felicidad sosegada y tranquila?, será lo que, volviendo a uno de mis filósofos favoritos Ortega y Gasset, "amor es el modo de ser de las cosas en plenitud ya que en todo ser late un anhelo de totalidad". ¿Será que nunca "debemos" alcanzar esa totalidad?, alguien dijo por ahí, que si conociéramos la Verdad, no seriamos capaces de resistirla. Y en esta otra definición del mismo autor un tanto cuánto metafísica, dice que "el amor es, ante todo, un imperativo vital, que se traduce en un imperativo de selección y excelencia". Será este el secreto de la conservación de la especie, ese imperativo de selección y excelencia, que traducido como compromiso biológico nos hace sentir ese sufrimiento de asumir el compromiso. Puede ser, ya que en La Inteligencia Emocional de Daniel Goleman, se hace referencia a que existen vivencias que nunca se hacen concientes que se manejan exclusivamente a nivel emocional. Ya que aunque podría suceder que lo emocional tarde o temprano se vuelva conciente, asumiendo que un compromiso tan vital para la especie, tenga tal potencia que se manifieste en un torrente de energía que invade la razón y la domine en medio de su vértigo de pasión y fertilidad.

Pero prefiero, deslizarme sobre superficies mas emocionales que dentro de la deliciosa aridez de la razón, una y otra son en su momento parte esencial de mis vivencias, a cual mas de importante. Me gusta una metáfora que inventé cuando me daba por escribir novelas, que hacia alusión a que había conocido el mas grande amor de mi vida, una adolescente que vive en mi mente y en un pueblo donde viví solamente un año, pero que como la Beatriz de Dante, marcó el inicio de un mundo de fantasía al que me aferro día a día como tratando de vivir en mi propio cuento de hadas personal (con otros amores conocidos después). Esa metáfora, tenia que ver con el hecho de haber encontrado ese Gran Amor, que era como haber descubierto por fin, la montaña mas alta, pero que sabiendo que no habría otra mas alta que esta, me negaba a escalarla, porque entonces sabría que hay después de escalarla y ya no había otra montaña mas, así que como dijo el poeta, "cerrando los ojos la deje pasar", así paso el mas grande amor, asumí que había triunfado la razón sobre la emoción. ¿Quién sabe?, pero ahí está sobreviviendo al paso de los años (yo infelizmente casado recordando la frase que dice que la mujer nunca olvida al hombre que quiso casarse con ella, y el hombre por el contrario nunca olvida a la mujer que no quiso casarse con él). En otro comentario me llamo la atención este "Si el ser humano fuera exclusivamente racional se extinguiría." Que viene al caso, porque precisamente leí hace poco que no es conveniente que los sabios sean gobernantes ya que se vuelven mas destructivos, Ikram Antaki dice que "el hombre simple es menos peligroso cuando alcanza el poder, hace lo menos posible, se busca una vida simple según el orden natural de las cosas". así que será mas emocional si quiere sobrevivir y no extinguirse. Es fácil ¿no? en la evolución de las especies primero hubo emociones, después mucho después en ese movimiento dialéctico de la materia que nos compone, se dio la RAZÓN.

Gracias por todas tus atenciones, por supuesto que cuenta con ese comentario mió, hazlo todo tuyo que para mi es un halago el que le hayas prestado tantas atenciones.

Un fraterno abraso, desde Guadalajara Jalisco México.

Miguel Ángel -

Por Diego Romero,