La Página de DriverOp

Me llaman "liberal".

Me llaman liberal, dicen, me llaman liberal. Como si eso fuese un insulto, qué diablos, llámenme liberal entonces. Si eso significa estar a favor de los irrestrictos e irrenunciables Derechos Humanos, de estar en contra de la guerra y de todo tipo de opresión de los poderosos contra los débiles.

Soy liberal estonces si creo que las preferencias sexuales deben expresarse libremente y que no significan que la persona que las profesa son inherentemente malas; después de todo las grandes atrocidades de la humanidad las cometimos los heterosexuales ¿o no?.

Soy un bastardo liberal por creer que la mujer es una persona hecha y derecha y que debería ser el motivo por el cual la humanidad toda debe progresar, porque le debo mi vida a una mujer y porque le deberé la vida de mis hijos a una mujer y con ellos la perpetuación de la especie humana.

Soy un maldito mal nacido liberal... y ateo!, para más inri, por pensar que la humanidad está sola, no hay ningún poder celestial, o ultraterreno, que le ayude; estamos solos y nos las tenemos que arreglar solos, ¿para qué desperdiciar nuestros esfuerzos pidiendo ayuda a unos imaginarios seres que solo viven en nuestra cabeza?, yo no quiero saber qué hay detrás de la muerte, quienes tengan prisa por saberlo ¿por qué no se matan y ya?. Amo la vida y la de todos mis congéneres, los de ahora y los que están por venir.

Soy un tonto liberal por pensar que la humanidad es la única dueña de sus destinos y que se los puede crear como mejor le plazca, gracias a esa autodeterminación podemos tomar el control de nuestra especie y hacerla próspera y pacífica, pero no, los otros, los conservadores religiosos quieren que la enfermedad siga campeando a sus anchas, quieren que nos amontonemos humano sobre humano muertos de hambre y tapados en contaminación, sí al aborto terapeutico, sí al control de la natalidad ¡y sí al sexo por puro placer!, que para eso nos la hemos ingeniado para lograrlo. Prefiero ser una especie feliz y escasa a terriblemente sufriente y numerosa.

Soy liberal y he venido para quedarme, y al que no le guste lo siento, estamos en el mismo barco y no me gustan los tiburones, quien quiera bajarse que lo haga.

Por Diego Romero,